jueves, abril 10, 2008

Un hombre colecciona llaves de ataúd.

-Estás loco -le dice la gente.

Y el hombre se ríe por dentro. Ya se verá quién está loco, cuando él sea el único que pueda escaparse de la muerte.

5 comentarios:

Alba dijo...

Ya te lo dije cuando me lo contaste, pero me encanta este microrrelato. Un beso, mi niño!

Christian Supiot dijo...

El problema es que la muerte tiende a oxidar las llaves...

Jenny jirones dijo...

Qué bueno, Héctor.
Y qué alegría leerte en la distancia.

Besín!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Ahora que estás de vuelta... bien podrías actualizar el blog, niño.
Besín

Sof