lunes, junio 08, 2009

Cuando creció, los pájaros que tenía en la cabeza crecieron también, y le trajeron en sus picos semillas de países lejanos. Y con los años las semillas le arbolaron los pensamientos, que es la forma que tiene la gente libre de amueblarse la cabeza.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

te felicito por tu blog, lo encontré hoy por casualidad, me fijé en la revista hesperya, y sabía que tenías que tener un blog para publicar artículos, un saludo desde Albacete de Jaime.

Jenny jirones dijo...

Qué bueno, capitán.

la chica de la Vespa roja dijo...

Hola Héctor, soy una chica que acaba de entrar en primero de filología y que tiene ganas de hacer cosas, de mover a la gente. Estoy intentando reunir a un equipo para planear un humilde proyecto de publicación literaria. Alba me dijo que seguías en la facultad y que hablase contigo, que tú me podías guiar un poquito.

Sea lo que fuere gracias.